Prevención

Salud recuerda la importancia de eliminar los criaderos de mosquitos que transmiten dengue y zika

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

La limpieza y la descacharrización son fundamentales para evitar enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti. Ante fiebre, sarpullido, dolor de cabeza, articular y muscular se debe acudir rápidamente al médico.

El Ministerio de Salud de la Nación recuerda a la comunidad la importancia de vaciar, dar vuelta o eliminar los recipientes como baldes, platos de macetas, latas, botellas, cubiertas de autos y cualquier objeto que pueda acumular agua y servir como criadero del mosquito Aedes aegypti. Además, es fundamental el diagnóstico precoz por lo cual ante síntomas como fiebre; dolor de cabeza, muscular, articular y/o detrás de los ojos, náuseas y vómitos se debe consultar al médico sin demora.

Cualquier objeto que acumule agua en lugares con sombra puede convertirse un lugar ideal para que el mosquito que transmite dengue, zika y chikungunya deposite huevos. En los ambientes cerrados también hay elementos para la reproducción del Aedes aegypti como los platos bajo las macetas, los floreros y las plantas en frascos presentes en viviendas, oficinas, escuelas y hospitales.

Además es necesario: mantener tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua; desmalezar los patios y jardines; destapar los desagües de lluvia de los techos; eliminar el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas; rellenar huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua y no arrojar recipientes o basura en patios, terrazas, calles y baldíos.

La picadura de mosquito se puede evitar con el uso de mosquiteros en las ventanas y puertas y de repelentes para el cuerpo.

A quienes viajen a lugares en los que estén presentes los virus de dengue, zika y chikungunya se les aconseja evitar, en lo posible, exponerse al aire libre durante las primeras horas de la mañana y al atardecer; usar remeras de mangas y pantalones largos; proteger las cunas y cochecitos de bebés con mosquiteros tipo tul al permanecer al aire libre y cuidar que permitan una correcta ventilación; aplicar repelente sobre la piel expuesta y renovarlo cada tres horas. Los repelentes más eficaces son los que contienen DEET (N,N-dietil-m-toluamida) y se recomienda rociar también la ropa porque los mosquitos pueden picar a través de las prendas de tela fina.