Es una iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación

Personas privadas de su libertad se recibieron de promotores de salud

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Un centenar de alumnos de cinco unidades del Servicio Penitenciario Federal culminaron su capacitación como promotoras y promotores de Salud, en el marco de una iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación.

Más de 100 personas privadas de la libertad de cinco cárceles del Servicio Penitenciario Federal recibieron sus diplomas como promotores y promotoras de Salud luego de capacitarse durante todo 2016 en temas referidos a la salud comunitaria como construcción colectiva.

El objetivo de estas jornadas de formación, que continuarán durante 2017, es potenciar la identificación de los problemas de salud en contextos de encierro, transmitir información sanitaria vinculada a sus necesidades, construir estrategias de cuidado y prevención de enfermedades, así como brindar herramientas para la planificación y el desarrollo de proyectos de trabajo.

Entre los temas que se abordaron a lo largo del año se destacan los referidos a VIH e infecciones de transmisión sexual, salud sexual, derecho a la salud, rol del promotor, comunicación y salud, RCP – Resucitación Cardio Pulmonar– y primeros auxilios, entre otros.

Esta segunda cohorte de personas privadas de la libertad corresponde a la Unidad N° 31 de Ezeiza; a la Prisión Regional del Sur Unidad N 9 de Neuquén y a los Complejos Penitenciaros Federales IV de Ezeiza, II de Marcos Paz y al de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Las capacitaciones estuvieron a cargo de equipos técnicos del Programa de Salud en Contextos de Encierro y del Programa Promoción Comunitaria en Salud, ambos pertenecientes a la Subsecretaría de Atención Primaria de la Salud. Además participaron, en algunas jornadas, profesionales de otros programas y direcciones de la cartera sanitaria nacional.

Esta iniciativa forma parte de una estrategia de políticas sanitarias que apunta a que las personas en contextos de privación de la libertad puedan convertirse en referentes de sus pabellones y compartir su saber y experiencia con sus compañeros, compañeras y familiares.

Las clases tuvieron la modalidad de taller, dando un lugar central a las personas, a sus intereses y necesidades y fueron acompañadas de folletos informativos y material de estudio.