Salud encabezó trabajo conjunto para mejorar la información estadística sobre mortalidad materna

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Es para mejorar la calidad de las estadísticas sobre la causa de las muertes maternas relevadas. Participaron el Ministerio de Salud de la Nación, sus pares provinciales, organismos de cooperación internacional, sociedades científicas y centros de Investigación.

El Ministerio de Salud de la Nación organizó el Encuentro de Cierre del Trabajo de Campo del Estudio de Omisión de Registro de Causa de Muerte Materna, que durante 2016 relevó información relacionada con las muertes maternas ocurridas en 2014 (última información consolidada y disponible) con el objetivo de estimar el grado de subregistro de muertes de mujeres en edad fértil y describir su estructura de causas en Argentina.

El trabajo corresponde a un protocolo de investigación desarrollado por la cartera sanitaria nacional, a través de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia, la Dirección de Estadísticas e Información de Salud, el Centro Argentino de Clasificación de Enfermedades y el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable, junto con los Ministerios de Salud provinciales, organismos de cooperación internacional (OPS/OMS Argentina), sociedades científicas (FASGO, SOGIBA, SATI), y centros de Investigación (CEDES, CREP, CISAP, CEMIC).

Del acto, que se realizó en la sede Las Heras del CEMIC, participaron la Subsecretaria de Atención Primaria de la Salud, Dora Vilar de Saráchaga, la Directora Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia, Emilce Vera Benítez, y representantes de las organizaciones vinculadas a la investigación.

La realización de este estudio busca determinar la causa básica de defunción en muertes maternas no identificadas primariamente como tales en Argentina, y analizar los determinantes y causas de las defunciones por aborto, directas e indirectas en el mismo período. Esta información resulta imprescindible para valorar el impacto de las políticas sanitarias sobre la Tasa de Mortalidad Materna en nuestro país.

Junto con la investigación y el resultado de la etapa de trabajo de campo, introducidos respectivamente por Mariana Duhau y Elida Marconi, del Ministerio de Salud de la Nación y Edgardo Ábalos, del Centro Rosarino de Estudios Perinatales (CREP), los supervisores presentaron en la reunión diversas experiencias que enriquecieron la comprensión y valoración de la iniciativa.

El registro de muertes maternas

La dificultad para registrar la totalidad de las muertes maternas constituye un problema en todo el mundo. El adecuado registro de una muerte materna es el resultado final de una multiplicidad de factores.

Hay diversas situaciones que facilitan la omisión del estado de embarazo en los registros relacionados con la muerte de una mujer. Por ejemplo, si la muerte de ésta se produce en los primeros meses del embarazo, muchas veces ni ésta ni sus allegados conocían esta condición. Asimismo, a medida que pasa el tiempo luego del parto, resulta más difícil recuperar el antecedente de embarazo.

Esta situación, que se repite en gran parte de los países, dio lugar a la creación de un grupo de trabajo de nivel mundial, integrado por diversas agencias internacionales de cooperación (MMEIG por las siglas de su nombre en inglés, Maternal Mortality Estimation Inter-Agency Graup). Este grupo de expertos realiza sus propias estimaciones de la Tasa de Mortalidad Materna (TMM) y periódicamente publica un índice que "corrige" las publicadas por los países.

Para el caso de la Argentina, desde 1990 al presente se aplica un factor de corrección de 1,5 (es decir, se modifica el valor registrado, sumando un 50% a las defunciones maternas informadas por el país). Y dicho factor de corrección no ha sido modificado durante más de dos décadas.

Por otra parte, el denominador de la tasa –es decir, el número de Recién Nacidos Vivos (RNV)– se basa en valores suministrados por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que subestiman los nacimientos registrados en Argentina. El resultado de estas diferencias se traduce en un aumento de la TMM de Argentina para el año 2013 publicada por el MMEIG de 6,9 por cada 10.000 recién nacidos vivos, frente a una TMM de 3,2 por 10.000 RNV registrada y publicada por el Ministerio de Salud de la Nación.

Estas diferencias movieron al Ministerio de Salud de la Nación a indagar la verdadera magnitud del problema en nuestro país, contemplando las distintas realidades de cada una de las jurisdicciones en la actualidad.